martes, 23 de febrero de 2016

Hola a partir del mes de Noviembre del 2015 me he convertido en abuela de un lindo niño y la verdad es una experiencia maravillosa es como si fuera de nuevo mama después de tantos años y ya peinando canas,dicen que los hijos son maravillosos y que los nietos te regresan juventud y alegría y es la verdad me siento renovada y feliz y doy gracias por tener vida para disfrutarlo.Saludos!!!


miércoles, 13 de enero de 2016

El coordinador de Comunicación Social y Vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, lamentó cualquier acto de colaboración que pueda existir entre ciudadanos y miembros del crimen organizado.
En una entrevista difundida por Televisa y Radio Fórmula, lamentó el hecho de que “una ciudadana mexicana, teniendo información valiosa para dar con un criminal como éste (El Chapo Guzmán) no haya ido a las autoridades para proporcionarla de manera voluntaria”.
Resaltó que la Procuraduría General de la República (PGR) ya ha establecido que éste y otros eventos, en torno a la fuga y permanencia de este criminal fuera de la cárcel, sean investigados ya.
Recordó que la Procuraduría investiga para determinar si estas acciones configuran conductas que son sancionadas por las leyes penales, pero, dijo, habrá que esperar el análisis de la PGR.
A pregunta Sánchez Hernández señaló que desconoce si existe una relación entre Kate del Castillo y El Chapo, pues lo habrá de determinar la PGR, “esto formaría parte de la investigación que el Ministerio Público hará al respecto”.
Asimismo, el vocero del Gobierno de la República señaló que la PGR determinará si estos actos están dentro de la libertad de expresión.
Finalmente, lamentó que haya estereotipos de narcos como si fueran héroes,dejando de lado que han causado que madres de familia pierdan a sus hijos, así como niñas menores de edad que han sido violadas, mujeres asesinadas, millones de jóvenes que luchan todos los días para superar sus adicciones a las drogas. (Con información de Notimex)

sábado, 11 de octubre de 2014

“El genocidio no está lejos de México”: Baltasar Garzón
En Tlatlaya e Iguala estamos ante “crímenes de lesa humanidad”, comenta en Guanajuato el ex juez español.
Baltazar_1
(Foto: Cuartoscuro/Guillermo Perea)

“El genocidio no está lejos de México”, expresó este viernes 10 de octubre en Guanajuato Baltasar Garzón.
En una conferencia ante jueces del Supremo Tribunal de Guanjuato, el exjuez de la Audiencia Nacional española habló de los sucesos ocurridos en Tlatlaya, Estado de México, y en Iguala, Guerrero, y no dudo en subrayar que “estamos ante crímenes de lesa humanidad”.
En ambos casos, subrayó, ninguno de los poderes -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- ha sido capaz hasta ahora de dar certeza de lo ocurrido, lo que ha generado un vacío y muchas dudas en la sociedad mexicana.
“El genocidio no está lejos de México. ¿Entonces, cómo se le puede llamar a lo que les pasó a los normalistas (en Iguala)? Estamos ante crímenes de lesa humanidad”.
Luego de señalar la necesidad de que los impartidores de justicia cuenten con total independencia para no contaminar los casos, Garzón volvió al tema de Guerrero y dijo que en ese tipo de casos “no puede haber omisiones porque eso genera una dinámica perversa. Ese vacío de institucionalidad es inaceptable, no se puede comprender”.
Ya en entrevista, el ex juez español que intervino en la investigación de algunos de los delitos de mayor relevancia que se produjeron en España –crímenes contra la humanidad, terrorismo, terrorismo de Estado, narcotráfico, corrupción política y delincuencia económica–, abundó al respecto.
“Un crimen con estas características, que no es la primera vez que se produce en México, es un crimen de lesa humanidad. Y no puede haber la mínima duda de omisión en la persecución de esos crímenes, porque si hay dudas, esa omisión se puede convertir en delictiva”.
Advirtió que hechos como los de Tlatlaya e Iguala dejan mal parado a México en el escenario internacional.
(Con información de agencia Apro)

miércoles, 29 de enero de 2014

Barricada de autodefensas.
Foto: Miguel Dimayuga.
A mi abuelo Juan José, michoacano como yo
MÉXICO, D.F. (apro).- La cita es del congresista Hiram Johnson, data de 1917 y ha devenido lugar común: “La primera víctima de la guerra es la verdad”.
Si lo que se vive en Michoacán es una guerra –y todo indica que así es–, significa entonces que existe un problema más del cual cuidarnos: la desinformación.
Este flagelo ha sido particularmente notorio los últimos días. De abajo de las piedras han surgido “michoacanólogos” de pacotilla que no han hecho más que agregar falsedades y angustia a una batalla de suyo difícil e ininteligible.
Para intentar aclarar un poco la nebulosa situación, he enumerado algunas de las certezas que hay respecto del conflicto y algunas de las dudas más apremiantes, a mi juicio.
Lo que sí se sabe
1. Michoacán está atascado de narco. Todos los cárteles campean en él, desde Morelia a Lázaro Cárdenas y de Zitácuaro a La Piedad. Esto significa que el problema michoacano es del tamaño de un estado, no del de Apatzingán.
2. Las autodefensas de Tierra Caliente las integran al menos 15 mil personas, según se admite desde el gobierno federal.
3. Hablar de autodefensas es hablar de paramilitarismo. Decirle a las cosas por su nombre no hace mejor ni peor al movimiento.
4. Las guardias comunitarias tienen presencia en al menos 11 municipios. Pero “tener presencia” no significa que los controlen: No deciden sus presupuestos, los planes de desarrollo, ni las amistades de los alcaldes, por ejemplo.
5. De hecho, ese es el problema en Michoacán: nadie lo controla. Ni el gobierno federal, ni el estatal, ni las autodefensas. El que está más cerca parece ser el narco.
6. En Tierra Caliente hay dinero, mucho. No sólo por el narcotráfico, sino también por la agricultura y comercio de la zona. Y las guardias están lideradas por gente de clase media, con vínculos familiares en Estados Unidos y empresariales con personas de esa y otras zonas. Eso explica, al menos en parte, los recursos con los que cuentan.
7. Hasta donde se sabe, todos los integrantes de las autodefensas son habitantes de las zonas afectadas, no mercenarios, como ha podido corroborar todo periodista que se haya adentrado en la zona. No hay ninguna prueba en sentido contrario.
8. El descontento popular en la Tierra Caliente michoacana es añejo y totalmente justificado. Lo causa el narcotráfico pero, sobre todo, la indolencia y estupidez gubernamentales. Es enorme y aún está en la fase de crecimiento, como Proceso y otros medios han documentado.
9. Michoacán siempre ha sido un hervidero social. No es descabellado suponer que muchas otras inconformidades (magisterial, normalista, la de transportistas, la de gente que repudia las reformas energética y educativa…) quieran sumarse a la ola provocada por las autodefensas. De lograrlo, sacarían de madre al conflicto. Esa es una preocupación central en Los Pinos.
10. Durante el sexenio pasado y el actual, los habitantes de Tierra Caliente informaron a las autoridades de la ubicación de diversos capos, como se ha documentado en medios nacionales. Pero los mafiosos no fueron aprehendidos. Tampoco se ha resuelto más de 95% de los 990 asesinatos perpetrados en Michoacán en 2013. Ni hablar de los de 2012, 2011, 2010, 2009, 2008, 2007, 2006 y antes. La impunidad es la gasolina del conflicto.
11.No se han resuelto las denuncias hechas por las autodefensas respecto de narcofuncionarios (actuales, pasados y sus familiares) enquistados en gobiernos municipales. Responder las exigencias legítimas de las guardias comunitarias es toral para solucionar el problema.
12. Las redes y los integrantes de La Familia Michoacana siguen vivos y funcionando, según constatan los habitantes de la Tierra Caliente. Poco importa si su cúpula se enfrentó y segmentó, si uno de los grupos resultantes cambió de nombre o si se han concentrado en otras entidades. Siguen ahí, y negarlo sólo agrava la situación.
13. En el currículum del flamante comisionado federal Alfredo Castillo no hay ningún renglón que sugiera que el funcionario tiene a) conocimiento del conflicto michoacano, b) capacidad real de solucionarlo. Castillo es especialista en atemperar los daños que sufra la imagen peñista, más bien (Proceso 1942). Ergo: hay que tomar con cautela cualquier cosa que diga saber.
14. Los gobiernos federal y estatal están enfrentados. Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Osorio Chong apoyan a las autodefensas. El titular de Gobernación les ofreció trabajar unidos y Peña convertirlos en policías. La administración de Fausto Vallejo no las tolera. Este enfrentamiento aún no está solucionado y depara varios capítulos.
Lo que no queda claro
1. No se sabe si las autodefensas alcanzan los 45 mil integrantes, como asegura el vicario de la catedral de Apatzingán, Gregorio López.
2. Sigue sin investigarse el papel de los exgobernadores Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy, además del de sus colaboradores, en el empoderamiento del narco en el estado. Huelga recordar que no se ha solucionado la masacre a granadazos perpetrada la noche del Grito de 2008 en el centro histórico de Morelia.
3. Aún no se esclarece el papel del megaendeudamiento promovido por Leonel Godoy durante su gobierno. “Seguir el dinero” siempre es buena idea; resulta ingenuo suponer que esa infinita cantidad de recursos sea ajena al enorme motor económico que es el narcotráfico.
4. No queda claro cuál es la presencia en el conflicto michoacano del vecino Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), aliado del Cártel de Sinaloa y enfrentado con Los Templarios. Es importante mencionar que el CJNG se coaligó en Guerrero con las bandas locales que repudian… a Los Templarios. Es irreal suponer que esa mafia está cruzada de manos mientras las autodefensas y los templarios combaten. En términos llanos: El Chapo Guzmán debe estar metido en Michoacán, pero no se sabe cómo ni si está moviendo los hilos de las autodefensas (como acusan Los Templarios).
5. El origen de las armas de las guardias comunitarias sigue siendo oscuro. De hecho, es de los aspectos más opacos del problema. Las autodefensas argumentan que se trata de a) instrumentos de caza, b) regalos de empresarios migrantes indignados, c) fusiles de asalto que han arrebatado a templarios que han matado. Pero no han muerto más de 100 templarios desde que surgieron las autodefensas y casi no se ven escopetas de caza. Comprar 10 mil cuernos de chivo, pongamos por caso, costaría al menos 50 millones de pesos.
6. Eso lleva a dos grandes misterios: a) los vínculos de las guardias con los empresarios michoacanos exiliados en Estados Unidos, que presuntamente están pagando las armas, y b) el tipo de relación que mantienen con la administración de Peña Nieto. Todo gobierno querría un grupo que le hiciera el trabajo sucio. Este es un riesgo real: que el Ejecutivo infiltre o fortalezca a las guardias comunitarias para golpear al narco de un modo más contundente y sin responsabilidad directa. Ya ha pasado en Colombia y España. No es una acusación, es una probabilidad que hay que atajar institucionalmente.
7. No hay claridad en el perfil de José Manuel Mireles, vocero de las autodefensas recientemente accidentado. En dos ocasiones (una hace seis meses y otra hace dos semanas) se ha filtrado el presunto expediente penal de José Manuel Mireles. Ni siquiera se sabe si es verdadero.
8. El exgobernador interino de Michoacán Jesús Reyna no ha aclarado una acusación concreta que pesa sobre él: acudir al funeral del padre de Nazario MorenoEl Chayo, otrora jefe de La Familia Michoacana. No ha difundido qué hizo el día en el se realizó el sepelio.
9. De hecho, sigue sin saberse si Nazario Moreno está vivo o muerto. No hay pruebas concluyentes en ningún sentido.
Twitter: @JCOrtegaPrado

martes, 20 de diciembre de 2011

En busca de las víctimas del “Pozolero”


En busca de las víctimas del “Pozolero”

La técnica recreada en la ficción. Tomada de la película "El Infierno"
La técnica recreada en la ficción. Tomada de la película "El Infierno"
 Llevan años buscando a sus hijos desaparecidos y su ánimo no decae. Dicen que confían en que tarde o temprano localizarán sus restos. Son los familiares de las víctimas de Santiago Meza, El Pozolero, quien solía disolver en sosa cáustica a sus víctimas. Uno de los agraviados, Fernando Ocegueda Flores, fundador de la organización Unidos por los Desaparecidos, dice que las declaraciones de Meza en 2009, cuando señaló los sitios donde presuntamente había vertido los restos pozoleados, le dieron nuevos bríos a su búsqueda y a la de decenas de familias que, dice, ya no quieren seguir perreándole en los terrenos.
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Familiares de personas desaparecidas en Baja California se preparan con el fin de acompañar este lunes 19 a los peritos de la PGR que, con perros entrenados, buscarán restos humanos en uno de los ranchos que Santiago Meza López, alias El Pozolero, mencionó en sus declaraciones ministeriales como uno de los lugares donde vertió el ácido en el que disolvió a 70 personas.
“Tengo mucha fe de que vamos a encontrar algo en el predio. Estoy aferrado a que en el rancho de la caseta que tengo localizada, quitando la loseta de cemento con un trascabo, vamos a hallar los restos de los 70 cadáveres que supuestamente depositó Santiago Meza”, dice Fernando Ocegueda Flores, fundador de la organización Unidos por los Desaparecidos que busca a su hijo Fernando Ocegueda Ruelas desde febrero de 2007.
La obstinación de Ocegueda y su organización, así como de las otras dos agrupaciones estatales dedicadas a la búsqueda de personas levantadas durante la última década, ha sido el motor para obligar a la PGR a realizar excavaciones. La del lunes 19 será la séptima.
En enero de 2009, la noticia de la captura de Meza y sus escalofriantes declaraciones sobre la forma en que disolvía en ácido los cuerpos de enemigos del cártel de los Arellano Félix –con la técnica de la elaboración del pozole– destapó la existencia de personas que penaban en privado por la ausencia de un familiar. Y aun cuando recorrieron los predios donde El Pozolero se deshacía de los cuerpos y se organizaron hasta lograr que se creara una subprocuraduría estatal abocada a localizar los restos de los desaparecidos y de que se creara un banco genético, hasta la fecha no han tenido resultados.
Por esas fechas Ocegueda, quien formaba parte de la Asociación Contra la Impunidad, recibió “de manera anónima” una copia de la declaración que rindió Meza ante la PGR, en la que menciona los lugares donde depositaba los restos de los huesos y la estudió. Luego recorrió los lugares señalados, hizo rastreos, tomó videos y con las familias afectadas insistió ante las autoridades para que emprendieran las excavaciones.
–¿Cuántas personas han encontrado? –se le pregunta a Ocegueda.
–No podría decir de personas, podría hablar de pedazos: unos 100 pedazos de huesos, unos 30 o 40 dientes. No sé… pero en el lugar donde encontramos los pedazos de huesos y dientes, él (Meza) declaró que enterró a alrededor de 45 a 50 personas.
La técnica Meza
En la declaración rendida el 25 de enero de 2009 por Santiago Meza (AP/PGR/BC/TIJ/217/09-M-III), se lee:
–¿A qué se dedica el declarante? –le pregunta el ministerio público a Meza, recién capturado.
–Que se dedicaba a pozolear, es decir, a deshacer cadáveres en sosa cáustica –se lee en la respuesta.
En el acta se señala que Meza López es un hombre casado, padre de familia, originario de Guamúchil, Sinaloa, pero con domicilio en Tecate, Baja California, tiene 45 años, estudió hasta tercer grado de primaria y trabaja para Teodoro García Pimentel, alias El Teo, miembro del cártel que dominaba Tijuana.
–¿Cuál es su función específica dentro del grupo delictivo?
–Mi función específica dentro de la organización es hacer el trabajo del pozole, que consiste en que los miembros de las diferentes células de la organización me llevan cadáveres para que sean disueltos en una solución que se prepara a base de sosa cáustica y agua.
–¿En cuántos eventos delictivos ha participado por órdenes del Teo?
–Que por orden directa del Teo ha pozoleado como a 70 personas, pero en total son como 300, ya que también recibió órdenes del Mayel (Ismael Higuera Guerrero) y del Efra (Efraín Pérez) para pozolear cuerpos.
La declaración continúa: que aprendí a hacer pozole con una pierna de res la cual puse en una cubeta y le eché un líquido y se deshizo; los cuerpos que me daban para pozolear me los daban ya muertos, y los metía completos a los tambos y le vaciaba 40 o 50 kilos de polvo que compraba en una ferretería (…) me costaba el kilo de sosa 35 pesos (…) para hacer pozole me ayudaban unos chavalos.
Que la forma para la entrega de los cuerpos me llamaba el Teo y me decía que en tal lugar me iban a dejar la mercancía a cierta hora, llegaba y me comunicaba por teléfono o radio, porque en ese momento no sabía en qué vehículo se encontraban transportando el cuerpo, entonces preguntaba y me decían que iba en tal o cual vehículo y ya hacía señas con cambio de luces y se hacía la entrega. La última vez que hice pozole fue hace 15 días.
Meza mencionó otros detalles, como que en una ocasión la vendedora de la ferretería Construrama le preguntó por qué compraba tanta sosa, a lo que le respondió que para limpiar casas. Además, el declarante dio cinco escuetas ubicaciones donde, dijo, había vertido el líquido en el que disolvía los cuerpos:
Utilizamos una fosa que se localiza entrando por la libre de Tecate por el Maclovio Rojas, cruzando los ductos de agua, siguiendo todo hasta arriba, topando con una caseta y junto hay un lote baldío, y junto a la barda hay dos fosas donde se vaciaba el pozole y hay como 60 cuerpos pozoleados. También hay un ranchito por el bulevar 2000, existe un camino rural que lleva a un centro de rehabilitación El Crea y a un lado se encuentra el rancho propiedad de La Güera y ahí se vaciaban los cuerpos ya pozoleados.
La movilización
Cuando las familias de los desaparecidos se enteraron de la captura de El Pozolero acudieron al predio del ejido Ojo de Agua, donde se supo había disuelto los últimos cadáveres. Ahí colocaron veladoras y rezaron por los difuntos. Por la presión que ejercieron, las autoridades mostraron al detenido fotografías de las personas reportadas como extraviadas, para ver si identificaba alguna. Él dijo que nunca les vio los rostros porque traían la cara cubierta con cinta adhesiva gris.
“Ahí empezó la historia: hablé con la señora Marisela Morales (entonces titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, SIEDO) para que nos ayudara a revisar los predios donde (el detenido) dijo que enterró los cuerpos”, relata en entrevista telefónica Ocegueda, cuya agrupación forma parte del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.
También le pidió revisar la presa Abelardo R. Rodríguez, donde un denunciante anónimo les comentó que “podíamos encontrarlos”, dice el entrevistado. “Después fuimos a Valle Bonito, revisaron tres veces y no encontraron nada, pero yo tenía la corazonada y el presentimiento de que ahí había algo. En febrero de 2011 volvió la SIEDO. Ese día metí una varilla en un sitio de tierra húmeda; los perros empezaron a rasguñar y encontramos los pedazos”, relata Ocegueda.
Varias organizaciones de familias de desaparecidos de todo el país han solicitado a las autoridades que les permitan entrevistarse con los detenidos implicados en esos casos. Dicen que sólo quieren que ellos les indiquen el destino final de sus víctimas. Y se quejan porque el reo no quiere encararlas y porque las autoridades carcelarias les prohíben el acceso.
“El problema es que se tiene que excavar en extensiones muy grandes, ranchos enteros, porque (Meza) no da un lugar exacto de dónde pudo haber enterrado los restos. Por eso sugerí a la SIEDO que tomáramos un video de los lugares para que se lo enseñaran en Almoloya y él señalara los lugares exactos para no andar perreándole en todo el terreno y no sacar nada.
“Necesitamos saber qué pasó con nuestros familiares. En Baja California solicitamos que sean interrogados los testigos protegidos de la PGR que fueron partícipes de casi 80% de las desapariciones. Sabemos de unos que fueron sicarios y a quienes se les dio carácter de testigo protegido, ganando 30 mil pesos al mes y gozando de impunidad”, expone el entrevistado.
El padre de familia convertido en activista desde que un comando armado se llevó a su hijo menor señala que tiene conocimiento de al menos 350 casos de personas desaparecidas en Baja California de 1997 a la fecha.
Algunas familias de víctimas de este delito estarán presentes durante las excavaciones del lunes 19, entre ellos Rebeca Gómez, madre del vendedor de autos Juan Francisco Santibáñez, desaparecido el 27 julio de 2005, a la edad de 27 años:
“Al lote del Pozolero hemos ido como dos veces, fuimos a llevar cruces afuera porque no nos dejaron entrar. Otras familias estuvieron cuando se rascó en el rancho del Muletas (otro de los sicarios del cártel de los Arellano Félix), donde se encontró una masa de sangre y huesos, y ahí pusieron una cruz. En la presa se excavó y se encontraron un tenis, un anillo y prendas de vestir”, dice por teléfono la mujer, que ha sido amenazada de muerte, como Ocegueda y la mayoría de los padres que investigan el paradero de sus hijos.
Lo que le decepciona es que aun cuando la SIEDO coteja los restos humanos hallados para ver si coinciden con el perfil genético de las familias a las que se les tomaron pruebas de ADN, hasta el momento ninguna de las que acuden a las excavaciones ha dado positivo.
La señora Gómez dice que con cada nueva exhumación, con cada entrevista o cita en la procuraduría revive la angustia por la desaparición de su hijo, esa herida “siempre abierta, que no cicatriza” por desconocer su paradero.
“Cada que encuentran un nuevo terreno se abre una nueva puerta. Tienes la esperanza de que ahí salga algo, algo nuevo, y pues ahí anda uno, buscando y buscando toda la vida. Es volver a recordar las cosas, a durar días y noches pensando, imaginando lo que le hicieron a mi hijo: si lo golpearon, si le dieron de comer; cómo me lo mataron, si me lo echaron en ácido –dice, y se asusta de sus palabras–. Eso del ácido me lo quito de la cabeza. Yo me imagino que me lo mataron de un balazo y cayó y ya; que no sufrió tanto.”

El naufragio nacional

Uno de los estudiantes asesinados. Foto: AP
Uno de los estudiantes asesinados.
Foto: AP
Alexis Herrera, Gabriel Echeverría y David Espíritu, los mártires de Ayotzinapa, in memoriam.
MÉXICO, D.F. (Proceso).- La descomposición institucional y social que ha marcado el sexenio de Felipe Calderón se agrava minuto a minuto. El artero asesinato de tres jóvenes normalistas por la fuerza pública en Guerrero, los estudiantes ultimados en Guadalajara, las acusaciones penales en contra del padre Solalinde, el ataque a Norma Andrade, la desaparición de los ecologistas de Guerrero y la andanada de asesinatos y amagos a la prensa y a los defensores de derechos humanos en todo el país, configuran un escalofriante escenario de intolerancia y persecución que recuerdan las peores épocas del autoritario régimen de partido de Estado.
La situación prevaleciente rebasa la simple ausencia de un Estado de derecho. Refleja el total desmoronamiento de las mínimas reglas de convivencia y de negociación política y social. Desde el principio del actual sexenio ya se advertía que la verdadera causa de la violencia en el país no eran las disputas entre los narcotraficantes, sino la debilidad institucional que genera un clima de impunidad y corrupción en donde literalmente todo se vale. Hoy la responsabilidad de los gobernantes y de la clase política entera en la masacre nacional es más evidente que nunca.
Durante los periodos electorales los ánimos se caldean y los grupos caciquiles actúan sin rubor alguno. Hoy los sectores más retrógradas del PRI, como el figueroísmo en Guerrero, ya se frotan las manos al visualizar la posibilidad de reconquistar el poder y volver a repartir el botín entre sus amigos. Pero en esta pelea corren el riesgo de terminar descarnando a la patria a tal grado que lo único que lograrán será un simple saco de huesos para distribuir entre los ganadores.
El actual proceso electoral será particularmente difícil porque el próximo 1 de julio no solamente se renovarán los poderes federales sino también se celebrarán elecciones en 15 entidades federativas, incluyendo siete donde se elegirá un nuevo gobernador o jefe de gobierno. Como nunca antes se mezclarán las peleas brutales entre caciques locales típicas de los procesos electorales estatales con las luchas históricas entre los intereses fácticos y de clase que caracterizan las elecciones presidenciales. El resultado puede ser una bomba de tiempo sumamente peligrosa que ya empieza a manifestarse a lo largo y ancho del país.
La situación se agrava aún más cuando tomamos en cuenta que a nivel federal el barco ya se quedó sin timón. Si bien la ciudadanía de ninguna manera extrañará al rijoso y represor Javier Lozano, al ineficaz y controvertido Salvador Vega Casillas o al lisonjero y obsequioso operador Roberto Gil, el presidente de la República sin duda sentirá su ausencia, ya que son de los pocos miembros de su equipo que se mantuvieron cercanos a él desde el principio. Estas salidas junto con la renuncia de Ernesto Cordero y la muerte de Francisco Blake Mora dejan a Calderón totalmente carente de operadores políticos de primer nivel para llevar a buen puerto la nave nacional durante el último año de su sexenio. El naufragio nacional pareciera inevitable.
Pero las consecuencias de este naufragio serían desastrosas para la nación entera y los ciudadanos no lo podemos permitir. Frente al caos, sin duda surgirán voces que prometen “orden y paz” a toda costa. Así, por primera vez desde la pacificación de las fuerzas revolucionarias a principio del siglo XX, emergería el peligro real de la cancelación de las elecciones federales y la imposición de un golpe de Estado desde las cúpulas militares y con el respaldo de la jerarquía católica.
Tristemente, algunos líderes sociales, como nuestro distinguido y admirado colega de la revista Proceso Javier Sicilia, abonan a la posibilidad de este macabro desenlace al sostener que “no hay condiciones para la celebración de las elecciones”. Ante la estrepitosa caída de las preferencias electorales para el Partido Acción Nacional, la cancelación de las elecciones caería como anillo al dedo a Calderón quien inmediatamente aprovecharía para alargar su propio mandato y fortalecer aún más el poder de las fuerzas armadas y la Iglesia.
Ante este oscuro escenario, resulta alentador que finalmente la Cámara de Diputados haya nombrado a los tres consejeros electorales faltantes del Instituto Federal Electoral (IFE). Sin embargo, este nombramiento también nos retorna, para bien y para mal, unos 15 años atrás en la historia electoral del país. Para bien, porque el prestigio y el perfil profesional de los nuevos consejeros se asemejan al de los consejeros nombrados en 1996, quienes fueron los responsables de conducir la alternancia política del país. Para mal, porque en el nombramiento más reciente se violó olímpicamente el nuevo requerimiento constitucional de realizar “una amplia consulta a la sociedad” como parte del proceso de selección.
De nuevo se impuso la lógica partidista por encima de la participación ciudadana en la selección de los nuevos consejeros. Asimismo, tal y como ocurrió en los procesos de negociación en 2003 y 2008, el IFE de nuevo se queda carente de una visión verdaderamente progresista del derecho electoral y de la democracia ciudadana.
No es demasiado tarde para la acción ciudadana. El naufragio total todavía se puede evitar con una participación social masiva a favor de la paz y para rescatar nuestra dolida democracia.
Twitter: @JohnMAckerman

2 Comentarios

  1. juanito iztapalapa
    asi es de gris el panorama Mr. Ackerman, y sumale que para acabarla de fregar, viene el pendejo hijo de puta de ratzinger a revolcarse sodomitamente con los poderes en mexico. pero bien… sigan siendo catolicos y viendo televisa y tv azteva…….
     
    25
     
    1
     
    Calificar
  2. JuanaEsquivel
    Esta situación tan agravante para el país testifica mas el juicio penal internacional a la oligarquía en el poder y mafiosos
    Jamás un golpe de Estado en México . . . JAMÁS !!!
    Jamás, una dictadura militar
    Jamás, la soberbia de la satánica iglesia católica
    Jamás, NUNCA JAMÁS, al pri-anismo
    Todos como mexicanos tenemos un deber que emprender para la nación
    “La rebelión es el acto del hombre informado que posee la conciencia de sus derechos
    La rebelión es una de las dimensiones esenciales del hombre
    La solidaridad de los hombres se funda en el movimiento de rebelión
    La rebelión es profundamente positiva, pues revela lo que hay que defender siempre en el hombre: ‘DIGNIDAD”
    Albert Camus
     
    35
     
    0
     
    Calificar